Manual de instrucciones de blogscriptum

A modo de ideario...


Vivimos en una espesa masa textual, hay que hablar de todo y por todo, no importa de qué; Blogscriptum pretende distinguir los mensajes de interés de aquellos totalmente innecesarios. 

Vivimos en una sociedad que salta verjas para colarse en el patio trasero de la casa del vecino para poder observar y poder criticar, claro. Y nosotros, encerrados hasta hace nada en nuestro patio, retiramos el alambre de espino que lo protegía  para que entren sin llamar previamente; Blogscriptum no es  el mero placer de exponerse a la mirada ajena. 

Creeras que el hecho de mostrar interés por algunas pocas cosas y hablar de ellas, unas palabras de forma cordial, se ha convertido en algo fácil; a Blogscriptum escribir le lleva un rato.  El día entero, para ser exactos. Escribir es vivir. Escribir es también morirse para luego leerte y renacer. Escribir es intentar respirar -sin asfixiarse- atado por la línea roja del mapamundi, delgada, cortante, que alguien quitó previamente  al Trópico de Cáncer, donde se encuentran los desiertos más calurosos del mundo, donde el Sol incide más cruelmente. Escribir es estar perdido y muerto de frío pero sobre todo de miedo en el centro de la  Antártida.

Vivimos en el  pragmatismo, camina hacia nosotros con estruendosa marcha una generación entera que busca la recompensa inmediata. Parece que la cuantificación es el objetivo final ¿Pero a mí, esto que me aporta?; Blogscriptum es una forma de expresión sincera, alejada de una recompensa de un me gusta. Eso no merece un desnudo.

8 comentarios:

  1. Llámame loca, pero en tu último párrafo me siento alagada como lectora de tu blog.
    Por lo que comentas, esperas de nosotros algo mas allá de un me gusta o no me gusta. Eso nos propone el reto de hacer aportaciones elaboradas o como mínimo de que nos tomemos el tiempo de pensar en lo leido. Y eso, desde mi punto de vista, es un alago.
    Esta "relación" entre Blogscriptum y sus lectores propociona un enriquecimiento mútuo.
    Yo te agradezco el esfuerzo a ti principalmente y también a todos los que entran en este juego... de todos aprendo y eso me hace crecer.
    Besos
    K

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es fundamental...sino se convertiría este espacio en un monólogo insufrible, en una resonancia propia que a mi, personalmente, no me satisface. Y además es que creo que al otro lado de mi pantalla hay gente brillantísima.

      Eliminar
  2. No podría reproducir los pasos azarosos que me han llevado a este blog. Comencé googleando un tímido Escolapios San Fernando y mira tú qué sorpresa.
    Un regalo haberte encontrado después de tantos años, tantas historias,...
    No puedo presumir de tener buena memoria, pero recuerdo con afecto grande nuestro paso por el cole.
    Un abrazo a través del tiempo Enrique!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oscar. Si. Cuantísimo tiempo!!!. Es cierto. Yo guardo un grandísimo recuerdo, un entrañable recuerdo de aquellos años. Aparecieron fotos en casa de mis padres de aquellos años. No he vuelto a coincidir asiduamente con nadie. Veo de forma muy ocasional a dos tres personas. Nada estable, nada repetido. Yo no sé Oscar cuándo dejamos de estar en la misma clase. Quizás sólo fue EGB. No puedo recordarlo. Este es mi espacio, mi tabla de salvación nocturna después del trabajo. Como verás apenas tengo secretos. Quizás lo contralor, quede demasiado expuesto. Bueno, no tengo nada que ocultar.
      Me alegro de que haya resonado en mi cabeza tu nombre y apellidos. Un fuerte y cariñoso abrazo.

      Eliminar
  3. Pues parece que vamos de casualidad en casualidad. Te recuerdo como una gran persona y un gran base jajaja. Me alegro mucho haberte encontrado por aquí. Guardo igual que Oscar un gran recuerdo y compruebo como tanto tú como Juanjo lograsteis vuestros objetivos de ser médicos, además en la clínica Cemtro tan cerca de mi casa de toda la Vida.Un fuerte abrazo Quique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de "verte" por aquí Juan. Han pasado tantos años...El otro día, de forma casual, me encontré con un ex-compañero nuestro, no voy a decir el nombre, apenas sí le reconocía. Efectivamente, alcancé mi objetivo, entendido este como el de una profesión, que no una vocación, que me satisface enormemente, pero no completamente. Por eso de este sitio y de mis continuas idas y venidas por otras áreas, absolutamente alejadas de la medicina. Te agradezco enormemente ese recuerdo que tienes de mí y sobre todo que lo expreses, me enorgullece. Lo de gran base....eso no te lo permito, es una mentira desleal. Jajajaja.
      Bueno, cuídate. Ya sabes dónde encontrarme.

      Eliminar
  4. Repito gran base jajaja. Me tienes a tu disposición. 620114039.

    ResponderEliminar
  5. Mi recuerdo Enrique va más allá y permíteme ansiar alegrarte con él. Eras un líder carismático que dirigía con mano firme la batuta del equipo tanto en defensa como en ataque. Lo hacías sin dubitaciones aparentes y con la serenidad del que sabe que sabes y que sabe que va a aprender más y más. El año que cambie de colegio, ya tomaba la decisión, recibí la llamada del entrenador para darme la alegría de informarme que iba a ser tu escolta y...la vida suguió su rumbo y tú y yo el nuestro. Tienes un amigo en Tenerife y tú casa. Me encantaría, compartir algún día recuerdos y lecciones de base y no de cualquier base. Un abrazo

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?