Manual de instrucciones de blogscriptum

jueves, 26 de enero de 2017

Florencio Sánchez: pasen y vean.




Para uno, trae consigo el circo, el de “¡pasen y vean!”, la misma carga de melancolía que destila la neblina que sigue a  la lluvia, es decir, una tristeza amable, por todo lo que fue,  por su envoltura temporal.   

Es una  melancolía gentil por intuirse en él el palpitar del pasado,  cuando éramos capaces de ilusionarnos por ver la burla que le hacía la acrobacia a la muerte,  mientras el “¡más difícil todavía!”  se hacía  encima de un trapecio a 15 metros de altura. 

Estaba al alcance sólo de unos pocos poder volar, cruzando la pista de lado a lado,  escupido por  un cañón. Antes, introducir la cabeza en las fauces de un león era una osadía, no era un delito, algunos soñaban con ser “¡el hombre más fuerte del mundo!”, y una nariz roja era un entretenimiento suficiente.


En realidad, viene con el circo una agitación discreta de la parte del cuerpo que está entre el ombligo y la cabeza, que no es otra que la pena del corazón, la melancolía, por sentir con qué rapidez hemos perdido la inocencia y qué difícil es ahora contentarnos con lo sencillo.



Quise conocer en persona, no al fotógrafo que resiste en el baluarte de la ilusión, sino al artista que es capaz de exprimir la esencia de esa melancolía circense en imágenes, que cree más en el bien y la belleza que en la impostura del espectáculo feo y ostentoso de otras muchas cosas que nos rodean. Y miren, me encontré a alguien apasionado y formado en lo que hace, y a alguien afable y sincero, como su trabajo, porque para hacer estas fotografías, no hay que ser buen fotógrafo, sino buena persona. 


Cuando terminé de tomar con él el café y ya habíamos hablado de su trabajo, bajaba caminando por el Paseo del Prado y pensaba cómo anunciaría uno la exposición fotográfica que seguro saldría de este trabajo, y sería así: 

A la puerta de la carpa, con casaca roja y chistera negra, me pondría a gritar:


¡ Señoras y señores, niños y niñas, con Ustedes, Florencio Sánchez:  el mayor espectáculo del mundo!.


















10 comentarios:

  1. Enrique, precioso artículo. De las fotografías poco puedo decir, lo dicen todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son fantásticas, ¿verdad?, lo de menos las palabras. Gracias en cualquier caso.

      Eliminar
  2. Gracias Enrique por este fantástico artículo en tu blog personal y por la charla y paseo que compartimos. Tus palabras siempre llegan y como buen escritor/doctor efectúas diagnósticos certeros. Resultado: mejora del estado de ánimo de uno, así como mayor fortaleza del corazón.
    Tendré que volver a hacerte otra visita...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Bueno. Lo escribí de corazón. Realmente sabes que el trabajo es muy bonito. Y lo de la cita...tendrás que pedir cita, solo atiendo por la tarde. NO SOCIEDADES. Jajajajaja. Cuando quieras repetimos.

      Eliminar
  3. Grandeza en las palabras que acompañan tan bellísimas fotografías. Siempre un placer. Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las fotos, Carmen, las fotos son lo que valen la pena. Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Muy buena entrada Enrique y muy acertado el texto!

    ResponderEliminar
  5. Ahora que todo lo prohíben, cada vez me gustan más esos elefantes circenses haciendo pirámides que desafían todas las leyes de la física

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?